Sonidos Balcànicos en la Ciudad de la Furia…

Buenos Aires – Argentina.

Michael Barrero
Fotografía: Qapaq fotografia.

La vida es a cada instante un viaje, donde vamos comprendiendo más y más, sobre las cosas minúsculas de la vida, inconexas, pero todas parte de un proceso creativo, que se lleva adentro y sólo aflora cuando buscamos, cuando nos interesamos por el otro, por saber quién es y que piensa. Bunkarama, trae este relato  que representa como los seres humanos somos una “caja de sorpresas” pus  nosotros encerramos creatividad y poder, de seguir siempre el camino de nuestros sueños.

Hace un tiempo había conocido a Dante, un joven argentino que desde el primer momento demostró ante todos el gusto – existencial-  por la música… Sí cada uno tiene su expresión en lo que hace. Dante, era un Gurú de sonido… desde que ambos habíamos ingresado como operarios en la industria hotelera; largas tardes entre cubiertos, sabanas, toallas limpias (OTRAS SUCIAS), sonidos de llaves y cafés de madrugada. Cada día, Dante, me tiraba una rola (una especie de juego donde él me decía el nombre de una canción y yo le tiraba el dato curioso de la misma). Así de tardes y tardes, surgió de repelente, hablando de música e instrumentos, me hizo una afectiva invitación; había surgido de una invitación fugaz en medio de los tedios laborales…

_DSC0048_009

– ¡Ey! ¿Te animás a asistir a un recital de música balcánica, va a cantar Melisa? ¿Ya sabes Europa del este? Los gitanos… -¡Claro! Que te puedo decir…Goran Gregovich, Emir Kusturica, Fanfare Ciocarlia…jjajajaja -Ambos sonreímos-, y aceptamos vernos aquella noche junto a algunos compañeros de jornadas (con motivo de descansar de la opresión diaria) con alivio de esparcir el alma, y así, por motivo más  importante, era la presentación de Melisa Dougherty, novia de Dante y una compañera más en la labor hotelera.

Sábado en la noche, las calles de Palermo viejo; rincón cultural de la ciudad; pub`s, restó y teatros independientes…  Después de finalizar la jornada diaria, llegábamos a descansar en un encuentro de amigos, relajándonos con algunas bebidas, que reconfortaràn el espíritu, allí, en el bar, de nuevo sentíamos en los píes, la piel, la mente y la voz, el llamado de la música, esa rara sensación que nos viene al alma, una voz subliminal que llama en silencio, continuando frenéticamente la marcha en busca de la cultura y la expresión.

Sería Palermo, ese cómplice y malevo de la noche porteña, quien nos abriga a cada paso en busca de una experiencia única y particular, como cada nota de una composición fenomenal. Música que llama lentamente el corazón y nos late, siguiendo ese camino invisible hasta la oscuridad de un bar, escenario escogido por las bandas de este país, como plataforma de primeras presentaciones para familiares y amigos. Así, se fueron congregando uno a uno, compañeros y camaradas de trabajo, amigos de la vida, familiares sentados a la mesa, cada uno su butaca, uno a uno, mientras los acordes se afinaban, tambores, violín y acordeón suspiraban; coros que desde Europa del este se entonaban, mientras los minutos se extinguían y la ansiedad llenaba el rostro de los artistas, nosotros expectantes nos acomodamos del otro lado –cerveza en mano, nos preparábamos para lo que venía.

_DSC0054_003

Por ello, como si la vida no terminara de alegrarnos con sus sorpresas, conocí como ella Melisa Doguerthy, mas que una trabajadora industrial mas, es (como Dante) un alma sensible y talentosa;  bailarina, artista y cantante argentina, nacida en el litoral en la ciudad de Corrientes, cuya voz de amplia proyección lírica, le ha llevado a incursionar en distintos géneros musicales como la música balcánica, Irish folk y folk metal. Ya el arte la había embuído desde muy joven -cuando a sus 17 años, recibiera el profesorado en danza-,  y ahora, daba alma a un nuevo  proyecto musical, una nueva forma de darle más vuelo a un sueño..

Am Tisch, una expresión que nos lleva al encuentro fraterno, literalmente “A la mesa”, un vocablo que encierra todo el poder para congregar en torno a la música balcánica, que surge del pueblo Rom ó más conocidos como los gitanos; en ese andar y andar… De música y cultura que atraviesa fronteras. Am Tisch es un proyecto musical que desde 2015, comienza una labor poco común, en tierra de rock, tango y folklore.

_DSC0049_015Gonzalo Acuña, es quien se encargará del relato, para que nos lleve al momento de la creación; músico profesional, violinista líder de un proyecto musical nacido en la ciudad de La Plata, que junto a una formación de músicos profesionales (estudiantes y profesores) y la potente voz de Melisa Doguerthy, comunidad que conjuga potencia, fuerza, alegría; como si los astros se confabularan para darle frenesí y alegría al público espectador, que toma de esta agrupación rioplatentense la mas rebosandte de las alegrías.

 

Noche de amigos y alegría, una buena energía, llenaba la sala una rotación general de pizzas y birras –según la costumbre argentina-. Poco a poco, los ritmos musicales de Europa del este, nos fueron transportando desde las pampas australes hasta las costas mediterráneas, donde el canto gitano, se funde con el ritmo y las tonadas del Klesmer judío. Llegando hasta nosotros las melodías, que cruzan las fronteras del idioma y la cultura, logran que gente de otras latitudes sienta, baile y acompañe con palmas los ritmos, que vibran en los vientos de la famosa Fanfare Ciocarlia conectando el oído con el alma y (la otra europa) del este distante…

 _DSC0053_001

Después de todo, las buenas ocasiones, son esos momentos que nos hacen brillar el alma, surgen del anonimato, surgen cuando decidimos romper la rutina y, acercarnos a otras formas de interpretar la realidad, lo que concebimos como nuestra cultura, eso que compartimos todos a diario, la voz crece y nos transporta donde el cuerpo no llega pero la mente impregna, y así, se manifiesta en forma de música… Total (para eso somos y para eso venimos a la vida), quién pensaría que después de todo, Al compartir un gusto tan elemental por la música, la palabra, sea quien descifre esos mundos, donde cada uno nos refugiamos, donde cada uno somos.

 _DSC0048_024

Como los pasos de un gitano, largos y danzantes, así recorriendo geografías y realidades , vamos observando como cambia la vida, como cada uno es un universo, una chispa que ilumina la oscuridad que la rutina arroja sobre el mundo. Así, somos creadores de nuevos planos que surgen de nuestra voz, nuestro movimiento, nuestra alma, así Bunkarama, seguirá recorriendo los caminos que la vida nos va poniendo adelante, siempre creyentes, con paso de gigantes…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s