La Sinfónica de los Andes: un despojo al miedo, un canto a la esperanza…

Bunkarama tuvo la grata oportunidad de hablar con la documentalista colombiana Marta Rodríguez acerca de su nueva obra La Sinfónica de los Andes, en el que nos cuenta cómo se inspiró para producirla y cómo cada uno de nosotros podemos contribuir para su realización final en su campaña de crowdfunding que finaliza este 19 de julio.

Por: Jhon González.

Edición: Michael Barrero y Pedro Suárez.

Fotografías: Felipe Colmenares (Fundación Cine Documental).

A la hora de hablar sobre la historia del cine documental en Colombia, el nombre de Marta Rodríguez surge entre sus líneas, en el que muchos la consideran como la mamá de este género; toda su vida ha dedicado su mente y su vida a este apasionante pero sacrificado oficio de observar, grabar, y contar historias reales sin adornos, mostrándonos otro país que también reclama ser escuchado, que busca decir a los cuatro vientos lo que a veces no lo permiten otros espacios y que desea no seguir siendo invisibles ante las miradas de los demás actores sociales.

Marta nos habló de su experiencia en el trabajo etnográfico, el cual viene realizando hace ya más de 40 años; su común denominador es mostrar esa otra cara que muchos niegan ver desde las diferentes comunidades que han sido explotadas y/o victimizadas por los poderes políticos y económicos. El cine como herramienta de comunicación y como defensa de los derechos humanos ha sido para Marta su legado. No en vano y repitiendo lo anterior, Marta Rodríguez es la pionera del cine documental y etnográfico en Colombia.de-MartaR5

Nacida en el año de 1933 en Bogotá, fue discípula de Camilo Torres en la Universidad Nacional en 1954 luego de haber vivido en París empapándose sobre el movimiento cinematográfico de la época de la postguerra al seguir las banderas del documentalismo encabezado por Jean Rouch, Joris Ivens y Édgar Morín, tomando de cada uno de ellos sus enseñanzas para proyectarlos luego en su trabajo en pro de los derechos humanos en Colombia.

Todo este caminar la llevó a realizar su primer documental: Chircales (1972), con la complicidad de Jorge Silva -quien posteriormente se convertiría en su  esposo-, llevando adelante este proyecto y quien, como ella misma menciona, compartiría su locura. Locura que se materializa en su Fundacion Cine Documental para testimoniar la realidad de esa Colombia invisible ante los ojos del mundo por más de 4 décadas.

Durante toda su carrera, Marta se caracterizó por estar muy de cerca en los pueblos y las comunidades que realmente han sufrido las inclemencias de la inequidad o la desigualdad. La región del Cauca ha sido uno de esos lugares que le ha permitido retratar la historia de un país sitiado por la guerra y sus consecuencias.

sinfo1Para Marta, el Cauca es el lugar que más ha sido vapuleado por la guerra en Colombia; por su estratégica ubicación, fue tesoro disputado por el Frente IV de las FARC, distintos bloques paramilitares y grupos narcotraficantes, convirtiéndose en un peligroso triángulo para sus habitantes y comunidades originarias pasando siempre como las víctimas silenciadas por el plomo y el dinero.

Una tarea nada fácil tanto para ella como para sus compañeros de la Fundación Cine Documental, como el secuestro exprés a uno de sus camarógrafos, la indiferencia y la falta de apoyo. Pero para ella, la adversidad más grande es la de ver un país desangrarse y matarse a sí mismo sin descanso.

Pero allí, en esa adversidad donde encontró el rostro de la violencia y la muerte, también encontró un motivo más para seguir retratando la historia triste de Colombia: la resistencia de todos esos rostros, como su impulso para seguir adelante: “toda esta historia ha creado en Colombia la cultura de la resistencia.”

Y esa resistencia hoy tiene una voz, y esa voz cobra vida en La Sinfonica de los Andes, con una carga lingüística importante, aclara Marta, ya que recupera las distintas tradiciones orales y escritas de las comunidades del Sur del Cauca transformándolas en cantos y poesías compuestas a sus niños desaparecidos por el conflicto a través de la Sinfónica de los Andes, una orquesta liderada por el profesor nariñense de música Richard Escobar para alejar a los ninos de las garras de la guerra y mantener la memoria de sus muertos como “un acto de resistencia por la vida.”

A pesar de su calidad en el contenido y contexto en el que esta reconstrucción histórica y etnográfica nos vislumbra, desafortunadamente (al igual que sus demás obras audiovisuales) no tuvo el apoyo total de las autoridades fílmicas colombianas muy a pesar de su gran palmarés compuesto por varias distinciones, premios y reconocimientos internacionales; Marta nos aclara que este proyecto no hubiese sido posible de no ser por el apoyo de Bolivia en la coproducción y de los premios obtenidos con las becas IBERMEDIA e ICANH. Aún así, hacer cine de este tipo es muy difícil en el país ya que muestra una realidad que no se quiere mostrar al mundo; muchas veces le han tratado de no hacer cosas bonitas por ejemplo u otras tantas prefieren darle apoyo a personas extranjeras que vienen a Colombia a realizar este tipo de producciones ya que cuentan con descuento en impuestos para su realización.  sinfo10

Marta nos cuenta que se siente muy optimista de estos acuerdos de paz con las FARC  pues dice que es necesario que Colombia empieze a mirar hacia el lado de las víctimas y con buenos ojos esta iniciativa nos indica que fue compañero de muchos de los representantes de las FARC: “este debe ser el camino a seguir para Colombia”.

Finalizando nuestra entrevista, nos deja un gran consejo a aquellos que siguen los pasos del género documental: ir a buscar las historias fuera de las ciudades, salir a estos lindos pero olvidados lugares para conocer la realidad que se vive allí donde muchas veces no hay servicios básicos o una carretera en buenas condiciones, pero que desean contar su realidad a esa otra Colombia que se escuda en el modernismo y en la urbe para, por qué no, se inicie un diálogo entre sí ya que ambas dependen mutuamente para vivir y hacer país.

sinfo3

Marta y su equipo de la Fundacion Cine Documental han liderado una campaña de crowdfunding cuyo fin es poder realizar la postproducción de este nuevo documental cuyo lanzamiento se hará el próximo mes de septiemtbre. Desde Bunkarama, exhortamos a todas las personas que deseen no sólo aportar su grano de arena sino además puedan tener la oportunidad de poder apreciar la belleza de la resistencia hecha música, arte y memoria viva de esta región colombiana que busca el camino de la vida y de la paz. La campaña culmina el próximo 19 de julio. ¡Haz que estas voces puedan ser visibles para todo el mundo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s