Entrañas Sonoras, Juglares que resonan…

Por: Michael Barrero

BUENOS AIRES – Argentina.

Clac, clac, clac …ojos que se confunden en medio del cemento -el eterno cemento-, los verdes y el correr de las gentes, a veces, tán rápido que no se permite un momento de música, de paz… a eso nos llevan las urbes, a eso nos lleva la historia, en medio de todo ese tedio “civilizado”, encontramos un nicho -para muchos conocido- para otros, “refugio de vagos y vividores”; el subte de Buenos Aires; oruga de metal y cables que, se extiende bajo 53.9 km de la ciudad austral, capital de músicos, muchas gentes y algarabía, allí donde la vista falla, suena la armonía y de pronto, nos hayamos en una de las vitrinas artísticas mas notables de la capital argentina. Pues en sus andenes y pasos, músicos como Facundo Arana y Fito Páez dieron sus primeros pasos en una ascendente carrera de fama regional e internacional.

wins-c1250_20170513_185443.jpg

Personajes que pasan por anónimos, pasan por maestros… los andenes del subte, son unos de los más concurridos escenarios informales de la ciudad; música, arte y curiosidades. Según datos de 2017 Metrovias -la empresa que maneja la concesión en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires- aproximadamente-, transitan por las 86 estaciones de la red un total de 1.300.000 pasajeros y, en medio de todo el clac clac  clac! del caminar del usuario, la figura del músico, cobra en este espacio un poder importante, él – como un elemento más de la mecánica citadina-  rompe la dureza de las prisas y el calor del verano. Cada uno de estos héroes, expone y dejan fluir ese delicado lenguaje que surge del alma, contrastando con el chirrido de los férricos patines…

Dentro del sistema de subterráneos, podemos ver a diario, más de un centenar de artistas anónimos, cantantes, duetos, solistas que junto con una gran variedad de instrumentos, interrumpen el -a veces- siniestro murmullo de los pasajeros que corren, haciendo del paso por las estaciones  un instante donde el usuario, puede sumergirse en el fragmento de una película que musicaliza cada segundo de nuestra vida, cada segundo – al menos- de nuestro paso por ellas.  Una de las líneas preferidas por los artistas del sistema, es la línea H (ultima en ser construida y actualmente en ampliación) algunos optan esta arteria, por la actividad, los lugares que se ubican junto a ella,  -además de la acústica y composición estética-. Lo que si es una realidad, es poder encontrar a uno de estos personajes, desde que abre el sistema -antes que salga el sol- incluso hasta la hora del cierre -cerca de la media noche-, transitan llevando su creación más allá del tiempo, más allá del espacio.

Sonata Subterranea

Uno de estos juglares, nos cuenta… Andrés – Bandoneonista de la línea H-, comparte con nosotros un poco del espíritu que lo ha llevado a adentrarse en las estaciones, “vine para fogonearme un poco”, él, estudiante de conservatorio, mientras deja fluir la palabra, -aprieta las correas que sostiene a su instrumento, nos mira- “es bueno sentir al público”, es según él, es una fuerza motora, un sentimiento que lo empuja a diario a interpretar su repertorio – aunque confiesa que es muy reducido- se puede ver en medio de la gente, como  siente cada nota entre sus dedos… como se le marca la frente. Aun así en medio de esa meditación, que le sale del cuerpo cuando entra en contacto con su instrumento, esa extensión de su cuerpo. Nos invade la duda, del quijote frente al sistema, de una lucha que no cesa…

  • “y como les va con la policía, la seguridad del sistema? Les dicen algo, intentan sacarlos? “
  • “ No, para nada, suelen coparse cuando pasan junto a vos, incluso algunos le ponen algo a la gorra”

IMG_20180312_105746

Mientras, seguimos caminando, mientras vemos desde abajo los pasos anónimo de otros tantos, escuchamos como las notas de un clásico tango, nos recuerda donde estamos no hay que olvidar la presencia de músicos de distintas nacionalidades y orígenes, que van desde los interpretes de folklore y rock argentino – algunos a son de chacarera, otros recordando a Pappo, a Spinetta, a los sentires del joropo venezolano, el tambor del caribe colombiano, el Major de Senegal, la dulzura de un violín.  Todas ellas expresiones que conectan el lado humano de los millones de seres que viven entre pasillos,  corriendo al ritmo frenético de querer entrar sin dejar salir…

IMG_20180220_120257Así como Andrés, otro gran juglar del subte, ha resonado en nuestros andares, Ismik una voz sin fronteras, que vá más allá de del mundo para recordarnos que la música y la oralidad, no pueden ser contenidas, para llevarnos a conocer su mundo, su realidad, la misma, que a diario comparten con nosotros, estos maestros de la espiritualidad, pues la música es ese remedio ancestral que libera las mentes y hace vibrar a los espíritus.

Cabe recordar que la música, este noble arte, es una delicada labor de especial trato e intima producción. Por ello, sería de gran valor, poder escuchar a estos genios en toda su creación, algunos han grabado trabajos que son ofrecidos en medio de los improvisados recitales, recordando su legado, transmitiendo lo  preciado, luchando con la industria … derrotando al mercado.

IMG_20180309_183945

Seguiremos sin descanso, analizando el prisma de nuestra mágica realidad, sensaciones que van surgiendo, ritmos que van latiendo…. Los artistas del subte, son parte de nosotros … de las ganas de romper la rutina, de querer superar a la furía… sólo ella, la música nos libera… y los músicos en cada entrega, nos llenan de alegría… nos alejan las penas… nos muestran lo linda que es la vida….

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s