Ciudad Fantasma

Jacod Palomo.

Buenos Aires – Argentina.

Foto: Impulso Baires

I

Hoy a puertas de despedirme se me  antoja imaginar una tierra, un lugar. La patria habitable

Esa tierra es suelo que ata los lazos, terreno donde nunca deja de tocar  tierra la semilla, allí donde la raíz crece.

En ese difuso e indistinto espacio se concentran los recuerdos de lo que algún día fue la simple felicidad del momento.

Brota como un palimpsesto el presente, y estas letras que se trucan sobre blanco, son horas sobre un esqueleto roído.

Huesos rotos.

Piel zurcida.

En los cementerios mas antiguos habitan los héroes y grandes villanos, todos sacrificados  e inmolados. Caminé sobre sus tumbas, deje dos velas y dos flores mientras entonaba cantos y epitafios.

Los buenos muertos que nos devuelven tanta humildad, ellos que nos susurran al oído – En la esquina nos cruzamos- Y aun así, ser feliz en ese instante.

Ver la muerte, oír su risa mueca y no temer.

Sentirse blindado por el amor mientras se camina; de gancho aun lado me acompaña la gran dadora de vida, del otro colgando se encuentra la promesa joven del cariño siempre nuevo.

La tierra prometida en mi cuerpo, la utopia real en mis ojos, el sueño despierto nunca durmió y la imaginación llego al poder

 II

 Se me antoja y tengo el capricho de imaginarme ese lugar habitable, ese espacio sancocho, ese territorio ajiaco, de muchas texturas y sabores, con ingredientes indescriptibles y sensaciones inenarrables. Figuras disímiles se me antojan imaginar juntas y no parar jamás.

Quiero que todos los trans salgan lo mas divas posibles, que abarroten los principales lugares públicos con su elegancia. Que esta tarde los obreros, todos los trabajadores de la ciudad; intercambien su almuerzo incluyendo el taper a prostitutas desempleadas a cambio de un beso en la mejilla. Que exista un decreto oficial que dictamine:

Todo aquel que ostente una pareja/compañero/chongo/arrocito en bajo/novix/amante/garche etc..Tendra que salir de 5pm a 7pm a la plaza o parque más cercano y contemplar el crepúsculo

Se acercarán todos los poetas disponibles recitando a las parejas congregadas las más excelsas frases de amor. También podrán participar charlatanes y pedagogos. Los religiosos y fanáticos (No son equiparables) tendrán su momento; una vez los poetas terminen  podrán abordar a las parejas y bendecir su amor predestinando futuros donde solo será execrable el tiempo que pasa.

 III

 Bogota llora mi partida y yo lloro salobres imágenes imaginativas. La veo humana y habitable, la veo invisible y futura.

La veo, huelo siento, la veo huelosiento sus millones apretujados en el trasporte público. Todas estas ratas hoy corren entre contornos y recovecos.

Pero mañana, mañana en esa tierra futura, posible, palpable. Todos tendrán a cristo en la lengua medio día, a Sócrates la otra mitad; a Buda y Krishna solo los domingos. Los ciudadanos en sus dedos no tendrán a ningún Pilatos, ni en sus labio anidaran ningún Judas. Todo será felicidad activa, felicidad hambrienta y furiosa.

Si hay robo, serán robos llenos de amor, colmados de caricias, se compartirán buenas palabras con sabios consejos. Se entregaran sonrientes los celulares, con mueca dulzona y ojos brillantes daremos las billeteras. Aquí todos los ladrones tiene ojos de bebe y como niños tiernos serán tratados con amor, paciencia y consideración. ¿Será posible que en esa tierra futura forjada con los más nobles sentimientos barriales, aun exista la mezquindad del robo? Abolido el  primigenio con tanto esfuerzo, con tanto trabajo, sazonado con lágrimas campesinas y rezos provincianos ¿como es posible que exista?

Apiadémonos de los suprasensoriales que han existido en todas las épocas y en todo tiempo. Débiles morales que serán corregidos y reeducados.

Cada ladrón sorprendido infraganti será obligado a ir a cenar cada noche a casa de su victima  durante un mes, poner la meza y servir de bebe, si este ultimo no contase con los recursos  para alimentar otra boca, el estado/comunidad proveerá lo necesario.

Creo, sueño hoy

Creo, sueño y aquí nadie ni siquiera sus policías motorizados y multas, ni sus detenciones arbitrarias pueden controlarlo o evitarlo.

Creo, sueño pienso hoy, creo, sueño, pienso y por eso hoy existo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s