F 14

Jacod Palomo

Bogo-Baires

F14

Pensé que iba a llegar y explotar. Las fuerzas aquí son centrípetas y gritando, de un empujón en Transmilenio la moral y la ética pasan al centro.

Todo es tan enorme. Aquí es enormemente trágico el devenir, los transportes públicos sufren de momentos silenciosos que guardan miedos y desesperaciones.

Las miradas rondan sospechosas y se aceleran a medida que cae el sol.

Es el juego de la culpa, ¿Quién tiene la culpa? He dicho apaciblemente, no busquemos culpables, busquemos responsables.

Pero resulta que afuera de este bus hay una fiesta y tú no estas invitado.

37040378_1048805965287277_5311784731560378368_n

Una fiesta donde el que no baila se queda callado, una fiesta que entre risas se comentan homicidios, entre brindis y brindis violaciones. Pero dentro del articulado no pasa nada; absolutamente nada.

¿Quién paga la fiesta?- No en el sentido productivo, sino ¿a nombre de quien?

-La ley Dios padre. El señor embambado que incluso prescinde de la ciencia.

Desde su podio orquesta la orgia escabrosa, ya no toma chicha, toma cerveza en su cáliz de oro. En lo más alto del desenfreno en el punto más álgido de la noche pide traer la marimba. Deleitando a los presentes con un solo ejecutado a través de pequeños fémures que aun aguardan sepultura. Huesos que todavía son objeto de rezos, lágrimas y cantos. Esa es la música embriagadora y endemoniada  que nubla el juicio de millones y los hace repetir como perro rabiosos- ¡NO a la vida, NO a los sueños, NO al cambio, NO es NO.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s