Uno por cabeza.

#Bunkarama, comparte una nueva reflexión de -eso que llamamos- cultura, una nueva cara del hecho artístico que nos rodea. Desde el portal http://www.elindependiente.com, compartimos este texto, de Katia Ariza, escritora emergente y artísta bogotana, que incursiona en el campo de las letras.

#culturamasalladelasfronteras
#Bunkarama

DSC_0481-02-794x526

Por Katia Ariza*

Ariadna espera una historia para ocupar la primera plana del periódico, y es que es de locos, ¿un bosque en medio del desierto? Tantas dificultades para llegar y ahora, frente al aparente líder del lugar, todas sus ambiciones parecen esfumarse.

—La de ustedes me parece una historia magnifica, quisiera además traer ayuda estatal, medicinas, ¿educación?

El viejo la mira perplejo, luego de un momento, pregunta:

—¿Quiere ver los árboles?

Y ella resignada lo sigue. Abandonan las risas infantiles y los cantos de las mujeres, se internan despacio en el crepitar de las ramas y el canto de los pájaros.

—Aquí no hay historia fantástica. Tenemos todo lo que necesitamos, aire, agua de lo profundo de la tierra, luz solar, nosotros mismos enseñamos a los niños a respetarse, quererse, contar, leer y sembrar. De vez en cuando viene un viejo médico.

Ariadna sabe que empezó con mal pie, es cuestión de hacer las preguntas correctas, en todas partes hay una historia.

—Los árboles están en muy buen estado, ¿conoce usted a la persona que plantó el primer árbol?

Él asiente con la cabeza,

—fue mi tatarabuela, vamos a buscarla.

Ariadna agradece y conforme avanzan observa con atención, el tronco de algunos árboles está decorado con papel de colores o dibujos, todos tienen un nombre tallado en su corteza, bien definido, como una herida. El corazón se acelera y Ariadna confirma que aquí debía estar,

—¿Por qué tienen nombres?

El hombre sonríe cansado antes de responder:

—Son recuerdos, cada uno representa a alguien que nos dejó demasiado pronto.

—¿Por qué aquí?

—Por obligación… Llegamos a este desierto porque las bestias llegaron a nuestros campos, absortos en su desmedida ambición apagaron los cantos, rompieron las familias, robaron nuestros bienes, incendiaron nuestra tierra y se llevaron nuestro futuro; hijos, hermanos, padres. Mi tatarabuela estaba embarazada cuando perdió a su esposo, como no hubo cuerpo que despedir, tomo un pequeño árbol que él había sembrado en el solar de la casa y empezó a caminar cantando, porque nosotros cantamos cuando estamos felices y cuando estamos tristes. Caminó por días siguiendo su corazón y el silencio que trae la paz, llegó aquí y sembró este árbol. —El hombre señala un árbol esbelto, de brillante verde, se mece suave produciendo un suave murmullo—. Para asegurarse que sobreviviera se quedó a cuidarlo, como una buena madre. Otras mujeres la fueron siguiendo, todas habían perdido a alguien así que pusieron árboles en las manos de sus familiares, cargaron alguna cosa y dejaron su tierra. Si las bestias la querían, que se quedaran con ella… El rumor de la diáspora se transmitió por los caminos, así fueron llegando más familias rotas y sus árboles. Nos regimos bajo una única ley de fraternidad y respeto. Esa es la gran historia…

Los ojos se encuentran y Ariadna capta el mensaje, está en ella decidir qué historia contar; la de un pueblo que vive en armonía en medio del desierto o, la del pueblo mutilado a razón de un conflicto que no le pertenecía.

Tomado de :

http://www.elindependiente.co/2019/03/17/cuento/uno-por-cabeza/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star